Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted

Detalles

¿Es beneficioso un entrenamiento de fuerza a mi edad? En muchas ocasiones en los gimnasios las mujeres y los hombres se limitan a las actividades cardiovasculares o de tipo cuerpo-mente sin ni siquiera plantearse la posibilidad de comenzar un entrenamiento de fuerza. Sin embargo, este tipo de entrenamiento es muy beneficioso a la hora de combatir los cambios que se producen durante la menopausia y pre-menopausia.

¿Dónde están mis músculos y huesos jóvenes y fuertes?

Uno de los cambios físicos que se produce es la aparición de la osteoporosis: la pérdida de masa ósea y la consiguiente fragilidad de los huesos.

El ejercicio de fuerza es un gran aliado para protegernos frente a la osteoporosis, ya que uno de sus beneficios es el de la estimulación de las células encargadas de generar masa ósea. Así, con el entrenamiento de fuerza generamos hueso nuevo que el organismo utiliza para adaptarse a las cargas mecánicas.

Igualmente, el entrenamiento funcional significa aplicar ejercicios y elegirlos para que tengan sentido en nuestros movimientos habituales. Le ayuda a mejorar el rendimiento, minimiza el estrés, tener gran sensación de bienestar y de energía durante el día y aumenta la autoestima, ya que te hace sentir mejor y eso se refleja en tu día a día.

La masa muscular también se ve mermada en esta época y poco a poco vamos perdiendo fuerza, por lo que el entrenamiento con pesas debería ser un deber en todas las mujeres. Y no hay nada como un entrenador personal para ayudarte en este aspecto.

¡¿Qué hace esta grasa aquí?! Mantén tu cuerpo joven

Frente al aumento del porcentaje de grasa, el trabajo cardiovascular y el trabajo de fuerza pueden ser una gran ayuda. A través del entrenamiento de fuerza estamos favoreciendo el crecimiento de nuestros músculos (masa magra), que demandan más energía que el tejido graso para mantenerse vivos. De esta forma, a mayor porcentaje de masa muscular, más alto será nuestro metabolismo y más efectiva la quema de grasa. Esa grasa que tiende a acumularse en la zona central de nuestro cuerpo y que está relacionada con enfermedades cardiovasculares. El ejercicio físico tanto de fuerza como cardiovascular practicado de forma regular muestra mejora física en la mujer de mediana edad y le ayuda a mantener un porcentaje de grasa bajo.

La motivación está presente durante las sesiones de los ejercicios donde se te motivará a seguir adelante, estaré constantemente mostrándote apoyo para cumplir con el plan de entrenamiento y te animaré para lograr las metas que antes no podías alcanzar.

Recuerde que la mejor inversión que usted puede hacer es en su cuerpo y mente; y un entrenador personal es una herramienta para conseguir ese objetivo que tanto busca. “Para conseguir aquello que nunca has conseguido, debes hacer aquello que nunca has hecho.”